lunes, 27 de febrero de 2012

Historia de Vitoria - Gasteiz 20º capítulo



ARQUITECTURA RELIGIOSA MEDIEVAL

    El Casco Viejo de Vitoria, que es el lugar donde se ha desarrollado gran parte de su historia, es denominado corrientemente como barrio gótico. Así lo hizo también en su día Víctor Hugo, elogiándolo en la visita que hizo a la ciudad.

    Sin embargo los rasgos góticos no son los únicos de esta parte de la ciudad. A partir de dichos rasgos góticos se superponen elementos arquitectónicos renacentistas, barrocos, neoclásicos...
    Durante el periodo de la historia de Vitoria estudiado hasta el momento, el gótico es el estilo fundamental en los edificios religiosos y civiles levantados en la villa.
    Del estilo románico apenas quedan restos en el primitivo casco urbano; sí queda por el contrario en el casco urbano actual, propiciado por la absorción de los pueblecitos cercanos a Vitoria, convirtiéndolos en nuevos barrios. Un formidable ejemplo de ello es la basílica de Armentia, del románico tardío. Además, la iglesia de San Miguel en el barrio de Abechuco, también de estilo románico, partes de la estructura de la ermita de San Martín, así como alguna ventana de la iglesia de Lasarte.
    La arquitectura medieval de carácter religioso se reduce en la actualidad a las iglesias de San Pedro, San Miguel, San Vicente y Santa María. La iglesia de San Ildefonso, impulsada por Alfonso X “ El Sabio “ a mitades del s. XIII, cuando la ciudad creció por su parte este, desapareció en el siglo XIX sin dejar rastros. También han desaparecido los conventos de San Francisco y Santo Domingo, que estaban situados en el exterior de la muralla. Estos dos conventos, muy deteriorados por su abandono, fueron demolidos totalmente en tiempos no muy lejanos (1930).


CARACTERÍSTICAS DEL ROMÁNICO

    Antes de describir algunos templos románicos del municipio de Vitoria - Gasteiz, tal vez convenga recordar las principales características de este estilo medieval:

    El románico fue un estilo artístico predominante en Europa en los siglos XI, XII y parte del XIII. El románico supone una unidad para el arte cristiano, agrupando las diferentes opciones que se habían utilizado en la temprana Edad Media (romana, prerrománica, bizantina, germánica y árabe) y consiguiendo formular un lenguaje específico y coherente aplicado a todas las manifestaciones artísticas: arquitectura, escultura, pintura, rejería, etc.
    A dicha unidad de estilo, unidad con algunas particularidades regionales, contribuyeron los caminos de peregrinación hacia Roma y en lo que nos concierne a Euskadi, el Camino de Santiago.


Los orígenes del estilo románico

    El punto de arranque del nuevo estilo es el monasterio benedictino de Cluny. La donación del duque de Aquitania Guillermo III "El Piadoso" en el 909 permite que el abad Berno funde en la villa de Cluny en Borgoña un monasterio con doce monjes. Allí el abad Odón, en 932, realizó una reforma, la cluniacense, basada en la adoración por todos los fieles de las reliquias de santos y que sólo podían poseer los monjes. Esta reforma autorizada por Roma supuso un cambio a varios niveles. Se fundaron monasterios nuevos y se reformaron los ya existentes.

    La sociedad oscurantista y esotérica europea del siglo X estaba dominada por una auténtica psicosis de milenarismo o cambio de milenio, el cual se asociaba con el fin del mundo en el año 1000. Pero al pasar el milenio y ver que no ocurría nada especial, en acción de gracias Occidente se llenó de santuarios. Hubo un sentimiento de gratitud y devoción y de esto se aprovecharon los monjes cluniacenses, porque con la adoración de las reliquias, ellos obtenían suculentos beneficios (caridad, hospedaje, ofrendas, etc). De esa manera autofinanciaban el monasterio, además de paso controlaban cultural y espiritualmente al pueblo.
     El monasterio de Cluny se convierte en el gran centro difusor de la reforma, alcanzando rápidamente una gran expansión y consiguiendo que a través de sus monasterios el arte románico se difundiera por todo el mundo cristiano europeo. Antes de que la orden de Cluny capitalizara y extendiera este arte románico, ya se había desarrollado en Italia, en la región de Como, en España y Aragón (especialmente en la provincia de Huesca), se denomina el primer románico
    Pasado el miedo milenarista, una expansión generalizada en los ámbitos económico y cultural propició un importante crecimiento demográfico en las sociedades occidentales, roturándose nuevas tierras y abriéndose antiguas rutas de comercio, que posibilitaran los caminos de peregrinación. Toda Europa se vio invadida por una auténtica fiebre constructiva; se había conseguido formular un arte capaz de representar a toda la cristiandad: el Románico.


Elementos arquitectónicos del Románico

- Empleo del arco de medio punto
- Bóveda pétrea de cañón, horno y de aristas
- Gruesos muros que soporten la bóveda
- Planta de cruz latina
- Piedra escuadrada pero no pulida
- Ábsides (cabecera) semicirculares
- Las naves son más amplias y elevadas, al menos en comparación con antiguos edificios prerrománicos
- Se emplean los pilares como sustentación
- Escultura en fachadas, puertas , ventanas y capiteles
- Canecillos
- Pinturas en toda la iglesia. "Horror vacui" (Miedo al vacío)

tipos de arcos de medio punto
Bóveda de cañón


La bóveda


    El templo románico se cubre habitualmente con bóveda de cañón, también conocida como de medio cañón, que es la traslación a toda la nave de un arco de medio punto . Estas bóvedas, muy pesadas, se refuerzan con arcos fajones en los puntos de incidencia de los pilares. La pesadez de esta bóveda obliga a realizar muros muy gruesos que la soporten. Además para no debilitar el muro, los vanos de ventana abiertos, no pueden ser ni numerosos ni amplios. A veces se utiliza la techumbre plana de madera propia de las antiguas basílicas (Buenos ejemplos en Euskadi). Pero es también corriente el uso de bóvedas de arista, cruce transversal de dos bóvedas de cañón. Los ábsides se cubren con bóvedas de cuarto de esfera (de horno) que contribuyen a contrarrestar el empuje del cuerpo central. Este tipo de bóveda también se utiliza en las capillas laterales y en los absidiolos radiales cuando los hay.
Bóveda de aristas

    Como hemos dicho, todas estas pesadas techumbres de piedra se soportan con gruesos muros, pilares, columnas y contrafuertes. En el primer románico encontramos columnas cilíndricas en el interior del templo pero lo más frecuente son los pilares, rectangulares y gruesos, los cuales se complican al adosarse a ellos columnas delgadas, baquetones o pilastras, las cuales sujetan los arcos fajones, formeros o aristones de la bóveda. Así surge un pilar fasciculado que se va complicando conforme se complican las cubiertas hasta llegar al pilar gótico. En iglesias pequeñas lo normal es que el muro grueso, ayudado por contrafuertes o estribos exteriores soporten directamente la techumbre de piedra, sin arcos ni pilares. Por eso los vanos no son posibles porque debilitarían el muro-soporte. Todo ello hace que el interior de las iglesias románicas, generalmente, resulten oscuras invitando a la meditación, al recogimiento propio de la espiritualidad de la época.



Las cúpulas


    En el espacio central del crucero suele disponerse una cúpula, sobre trompas si su base es octogonal o sobre pechinas si es circular.
Cúpula sobre pechinas                          Cúpula sobre trompas

La columna


    La columna románica se utiliza sobre todo como elemento de soporte de las cubiertas menos pesadas: naves laterales, bóvedas de girola o el techo del claustro, pero es en
este último cuando la columna adquiere verdadera importancia.
    La columna románica es diferente a la clásica: parte de un plinto cuadrado a modo de basa, un fuste liso muy desproporcionado entre grosor y altura (no hay concepto de esbeltez) y un capitel grande, troncocónico y decorado con temas vegetales, hojas de parra con tallos retorcidos, o temas de animales, frecuentemente figuras monstruosas de animales o personas (irracionalismo, oscurantismo y miedo). Estas figuras fantásticas, de auténtico furor expresivo, deben adaptarse a su marco arquitectónico en formas extrañas. A veces simplemente representan escenas del antiguo testamento para cumplir con su función pedagógica. Se suele denominar a esta expresión escultórica la "Biblia de piedra".
    Estos capiteles historiados no eran arte popular pues no eran bien entendidos por los fieles, su iconografía profunda era muy iniciática. Muchas veces lo que pretende el autor es impresionar más que enseñar.
Capitel románico  (Historiado)


La portada


    La portada es un vano abocinado, con arcos de medio punto rehundidos progresivamente, cada vez más pequeños y denominados arquivoltas. El abocinado de la portada es al revés que en los vanos, los cuales son estrechos al exterior y abiertos al interior para cerrar a las influencias exteriores que perturben la paz del interior (y por razones militares), mientras que en la portada el abocinamiento se abre al exterior como si fuera un embudo que intenta absorber a la gente. Las arquivoltas se decoran con figuras en forma radial con motivos geométricos, vegetales o figurados. Cada arquivolta se prolonga en el muro, el cual también se rehúnde con columnas o figuras que hacen la función de jambas. Sobre la puerta se crea un tímpano semicircular que se decora con escultura también. La decoración del tímpano solía versar frecuentemente sobre el Juicio Final. En él se representaba a Jesucristo triunfante, Pantocrátor (Dios que todo lo puede: crátor - poder, pan - todo, el mundo), rodeado por una mandorla y por los signos de los cuatro evangelistas, el llamado Tetramorfos. Si el dintel es demasiado largo se refuerza con un soporte, columna, pilar o figura, denominado parteluz o mainel.
Portada románica

Planta


    La planta de las iglesias románicas es la conocida como de cruz latina, compuesta por brazos desiguales, en contraposición a la planta de cruz griega de brazos iguales. Pueden ser de una única nave, o de una nave central de mayor anchura y alzado y dos naves laterales más estrechas y de menor altura. El lugar donde se cruzan el brazo longitudinal y el transversal se conoce como crucero.




    La época dorada del estilo románico, por su calidad y belleza (románico pleno), se extiende en la última mitad del siglo XI y la primera del XII, procedente de Francia y transmitido fundamentalmente a través del Camino de Santiago. Los cluniacenses vuelven a tener protagonismo al partir dos de las principales rutas del Camino de Santiago desde dos de sus más importantes monasterios Vézelay y San Gilles.


                                                       Canecillos

    La función específica de los canecillos es estructural. Consiste en soportar la cornisa del edificio sobresaliente de la cara externa de sus muros para que el agua de lluvia no dañe el muro. Las cornisas de las cubiertas ya sean a una o dos aguas, absidales, así como las existentes formando parte del tejaroz por delante de las portadas, las hallamos sustentadas por estos elementos arquitectónicos. éstos pueden ser sencillos elementos sustentantes de la cornisa o complicados con elementos figurativos.
    Desde el punto de vista estructural, el canecillo es un sillar escuadrado y colocado a tizón sobre la parte más elevada del paramento con su extremo externo biselado, sobresaliendo del nivel de fachada su cara superior a fin de proporcionar asiento a las piezas que componen la cornisa.
    Al admirar un edificio, solo vemos la porción sobresaliente de este elemento constructivo, que es la aprovechada por el artista románico para mostrarnos sus habilidades escultóricas y/o su mensaje.
    Ya en los edificios romanos se utilizaba este elemento constructivo.
    Los motivos esculpidos en los canecillos son de lo más diverso. Desde faunísticos a geométricos pasando por seres teriomorfos ("Terios": ser fantástico o monstruo), criaturas angélicas, retratos, músicos, bailarinas, objetos o escenas eróticas son entre otros muchos algunos de los motivos utilizados. Habitualmente considerados como "esculturas menores" no es corriente que transmitan un programa iconográfico determinado, si bien en muchos de ellos subyace la contraposición del bien y el mal.
 

                         Canecillo en la iglesia de San Julián y Santa Basilisa en Oreitia (Álava)





EL ROMÁNICO ( En el término municipal de Vitoria-Gasteiz )

    Como se ha dicho anteriormente, el Románico apenas tiene presencia en la parte nuclear de Vitoria, es decir en el Casco Viejo. Lo único que queda en esta parte es un sillar de este estilo, de tosca talla, que aparece en la catedral de Santa María empotrado en lo alto de un contrafuerte, con un triple florón de ocho pétalos cóncavos. Durante las obras de reforma de la Catedral, en la fase de excavación de este templo se encontraron los restos de lo que pudo ser la primitiva iglesia románica, sobre la que se construyó la actual gótica.
    Otro exponente de este estilo es una portada reconstruida, perteneciente a la desaparecida iglesia de Bolívar y que se encuentra ubicada en el patio del que fuera Seminario Viejo de Vitoria junto a la plaza de Santa María.
    En los templos de los pueblos del municipio de Vitoria, sin embargo, se han conservado mejor las características del románico. Hasta cuarenta y cinco templos con elementos de este estilo se pueden contabilizar, aunque en algunas ocasiones con mezcla de influencias góticas.



        Portada románica en San Julián y Santa Basilisa de Oreitia, pero con influencia gótica, se apunta.



                       Lo mismo sucede en la iglesia de San Martín de Gáceta.
Destacaremos por su importancia:


Armentia-


    Basílica de San Prudencio. Lugar de referencia para los vitorianos y alaveses por ser Armentia el lugar de nacimiento de San Prudencio, Patrón de Álava. En principio estuvo dedicada a San Andrés. Esta erigida sobre una antigua población romana. Esta población se ha identificado como Suessatio, que se cita en el itinerario de Antonino, entre Veleia y Tulonio, en la vía de Astorga a Burdeos. Aparece citada como Obispado ya en el s. IX , hasta el s. XI, en que a la muerte del obispo Fortunio, se trasladó el obispo a Calahorra. Colegiata desde 1135, regida en ese momento por el arcediano, Pedro. Teniendo la consideración de Colegiata hasta 1498 en que pasó el título a Santa María de Victoria.
    Su perímetro corresponde al s. XII. La actual iglesia románica se erigió en su mayor parte durante la época de D. Rodrigo de Cascante, obispo de Calahorra ( 1146-1190 ) Se han hallado evidencias de la anterior iglesia prerrománica de San Andrés. El templo ha tenido diversas reformas y transformaciones, sobre todo la del siglo XVIII.

    Es un templo románico de una nave de tres tramos, con crucero.  
   Planta de cruz latina. La nave principal tiene bóveda de arista.
   Los brazos del transepto, actualmente simétrico, se cubren con sendas bóvedas de cañón apuntado. 



                                       La nave desde el Presbiterio


                                  La nave vista desde los pies de la iglesia


    En el crucero se encuentra un alto cimborrio cuadrado de bóvedas de crucería, en cuyos arranques se hallan las figuras antropomorfas de los cuatro evangelistas (el Tetramorfos). Estas figuras estuvieron tapadas por una bóveda que fue eliminada durante el s.XX. Tiene además interesantes pilares y capiteles en el crucero con imágenes de luchas de jinetes y centauros. 


                                              Cimborrio del crucero


           Una de las imágenes del Tetramorfos del crucero. En la imagen San Mateo




                      Interesantes capiteles de la Basílica

    La cabecera del templo está dividida en presbiterio y ábside, con bóvedas de cañón apuntado y de cuarto de esfera (de horno) respectivamente, ambas de piedra. Preside el lugar una imagen de San Prudencio.

                                  
                                             Presbiterio y ábside 

    Los tres tramos de la nave se cierran por el norte, sur y oeste con muros de mampostería, mientras que los brazos del crucero y la cabecera, se cierran con piedra de sillería de gran calidad.
    La diferencia de materiales se debe a la gran reforma realizada en el siglo XVIII, 1776. Por lo visto el muro sur de la nave estaba en estado ruinoso, a pesar de ser probablemente de sillería, siendo sustituido por un nuevo muro, pero esta vez de mampostería.. Posteriormente, principios del siglo XX, se construye un nuevo muro, también en mampostería, para situar un sistema de calefacción, entre éste y el primitivo muro norte de la nave que era de sillería y con dos interesantes vanos de ventana, así como los elementos sustentantes de un primitivo coro, que de esta forma quedaron ocultos. Se han podido ver en las obras de restauración de fechas recientes. Así, actualmente los muros norte y sur de la nave son simétricos y con los mismos materiales, pero desafortunadamente de menor calidad.






Planta de la basílica de Armentia

    En la fachada se encuentra el pórtico con cinco arcos modernos.
    Son románicos sin embargo, gran parte de los canecillos de la fachada, así como los ventanales del ábside.

    En el pórtico se ubican esculturas que pudieron proceder de la fachada desaparecida en la restauración habida en 1776.
    Entre otras un enterramiento protegido por celosía de piedra, bajo un tímpano del Cordero Divino y un Crismón sostenido por ángeles .




                                           Enterramiento bajo tímpano 


   En el centro, tímpano de La Ascensión de Cristo y Apóstoles. En él se aprecia la Jerusalén Celestial.



                               Tímpano de la Ascensión del Señor


   En el fondo del pórtico, conjunto de relieves de la Bajada de Cristo al Limbo a rescatar a Adán y Eva (Anástasis) y Santo Entierro y Marías ante el Sepulcro,  entre otros temas bíblicos.


           Anástasis (izquierda)    y  Santo Entierro y Marías ante el Sepulcro (derecha)


    Otras piezas que se encuentran des- contextualizadas en el pórtico de la basílica, son una Anunciación y la figura de un caballero.


                                                 Anunciación


                                                        Caballero

     La basílica tuvo claustro, pero desapareció en la reforma del siglo XVIII debido a su mal estado de conservación.
    La torre actual se construyó durante la reforma del siglo XVIII, así como el actual pórtico de cinco arcos y la casa rectoral.
    Recientemente, se ha realizado un estudio arqueológico del templo, con un Plan Director, que ha permitido un conocimiento muy profundo, tanto de sus estructuras constructivas, de sus reformas de diferentes épocas, de los enterramientos en su periferia y en el pórtico, de su estado actual, etc. Durante estos estudios se encontraron restos de piedra de lo que pudo ser una "sacraria". Círculo dentro del cual se ponían bajo la protección de la Iglesia los perseguidos.




¿Fue así Armentia antes de las transformaciones?




Estíbaliz




    Santuario de Nuestra Señora de Estíbaliz. Templo dedicado a la Patrona de Álava, la Virgen de Estíbaliz, lo es desde 1941. Situado en un cerro sobre la localidad de Argandoña. Situado junto al monasterio de los Benedictinos.
    El nombre de Estíbaliz parece proceder de Aestivalis, que designaba una finca o fundus romano. Por el Cartulario de San Millán de la Cogolla, se conoce que ya existía un monasterio en lo alto del cerro en el año 984. La constancia es más clara a partir de 1074. Desde 1138 lo ocuparon los monjes benedictinos de Santa María la Real de Nájera, que lo ocuparon hasta el siglo XV. Después el monasterio desaparecerá, quedando sólo la iglesia como parroquia, la cual tendrá una decadencia y abandono hasta comienzos del siglo XX. Tanto es así que al parecer estuvo habitado el lugar por un labriego conocido como "Páter"  Es cuando el Ayuntamiento vitoriano y la Diputación consiguen la cesión del templo por parte del Hospital de Santiago Apóstol del cual dependía desde el siglo XVI, 1542, cuando don Atanasio de Ayala lo había donado al hospital. De nuevo una comunidad Benedictina se hace cargo de Estíbaliz desde 1923.  
     Durante el siglo XX se realizan una serie de reformas para poner el Santuario de nuevo en valor. La de 1904, dirigida por el arquitecto Fausto Iñiguez de Betolaza; 1943 con ampliación y finalmente en 1972, construyéndose a finales del siglo XX, un nuevo monasterio junto al antiguo.
    Es una iglesia románica construida con piedra de Arrigorrista, con elementos que ya anuncian el gótico (protogóticos). Fue levantada entre finales del siglo XII y comienzos del XIII. Tiene planta de cruz latina, que junto a la de Armentia, son los únicos casos de este tipo de planta en el románico alavés. Nave rectangular de tres tramos, con amplio crucero, la bóveda es de cañón apuntado. Su ábside semicircular se cubre por bóveda de horno rebajada. Tiene además dos absidiolos con sus correspondientes capillas. El templo tiene un cimborrio de forma cuadrada con columnitas en los ángulos.
        Destacaremos la fachada meridional, donde se localiza la Puerta Speciosa, una portada de cuatro arquivoltas algo apuntadas de gran belleza, así como las columnas laterales de fustes reticulados y encestados, con unos bellos capiteles realizados con una delicada labor de trépano. En ella se nota la influencia del románico borgoñón y de la abadía de Cluny.



     
                                             Puerta Speciosa



                                           Detalle de las columnas

 Por encima de la portada y su tejaroz, una ventana de arco de medio punto con tres arquivoltas. En lo alto la espadaña bífora. En otro tiempo tuvo esta espadaña un cuerpo superior, ya desaparecido. La portada oeste es más sencilla.

    En el interior del templo, en el presbiterio, destacan cuatro capiteles de columna, que representan respectivamente: la Expulsión del Paraíso, el Pecado Original, el Mundo sometido al pecado y La Anunciación.




                                                       Interior del templo





Capitel del Pecado Original

     La imagen titular preside el templo desde 1906, perteneciendo su obra escultórica al s. XII, en estilo románico. María se convierte en "Trono del Señor". Esta talla en madera ha sufrido distintos daños a través del tiempo, siendo restaurada tres veces. Remodelada por el escultor Lorenzo Fernández de Viana en 1897 y vuelta a restaurar en 1984.

 La pila bautismal, gótica, es del siglo XIII.




    La fiesta más importante en Estíbaliz se celebra el uno de mayo, testificada desde el siglo XV. En ella se hacía una ofrenda de grandes cirios, se celebraba un mercado, documentado desde el siglo XII (este mercado decayó por la competencia de los mercados de Vitoria), y también ese día se administraba justicia en los llamados Desagravios de Estíbaliz. Parece ser que el rey Sancho El Mayor, concedió al conde Aurivita Diego, señor de Estíbaliz, el privilegio de arreglar los pleitos pendientes entre alaveses ese primer día de mayo. Primero trataban de arreglar las cosas a las buenas, mediante una negociación ante un Tribunal, pasando luego a una ceremonia religiosa ante la titular del monasterio, la Virgen de Estíbaliz. Si no llegaban a un acuerdo, la cosa podía terminar en un duelo de armas, allí mismo en el cerro de Estíbaliz. El que recibía la primera herida, perdía el pleito.






  El santuario de Estíbaliz con el remate sobre la espadaña, ya desaparecido


                                                Santuario de Nuestra Señora de Estíbaliz



Abechuco

    Iglesia de San Miguel, románico del s. XIII. En el interior, Cristo en la Cruz, procedente del desaparecido monasterio de Santa Catalina de la sierra de Badaya, así como interesantes capiteles en el arco triunfal del Presbiterio.



                                                   Iglesia de San Miguel de Abechuco



Portada románica de San Miguel de Abechuco


Lasarte

    Iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora.  Tiene una portada del siglo XIII, ventanales románicos del XII. Destacan los del sudeste del ábside con figuras de los apóstoles en el interior y exterior del ventanal. los apóstoles del exterior debido a estar expuestos a las inclemencias del tiempo se encuentran en peor estado. Destacadas  estatuas - columna románicas de aspecto masculino en el interior. Debido a su proximidad se notan influencias del estilo decorativo de la Basílica de Armentia.




Ventanal exterior de Nuestra Señora de la Asunción de Lasarte


San Martín de Avendaño

    Ermita con estructura románica tardía del s. XIII. Pinturas góticas, imágenes medievales como la imagen atribuida a San Millán.



Imagen de San Millán 

Gamarra Menor

    Iglesia parroquial de la Natividad. Portada románica del XIII.




    Gamarra Menor. Detalle de capiteles y arquivoltas con rica decoración


Argandoña

   Iglesia parroquial de Santa Columba, S. XIII. Portada románica tardía con tres arquivoltas, notable ábside románico con arquivoltas, así como varios ventanales románicos.



Ventanal de Santa Columba de Argandoña



Matauco

    Iglesia parroquial de San Pedro Apóstol. Portada del s. XIII con arquivoltas talladas en la parte superior y ocho capiteles, de ellos cinco se dedican a motivos vegetales y el resto a animales.  Tejaroz (alero del tejado) con canes de figuras humanas y de animales.

Hueto Abajo

    Iglesia parroquial de San Vicente. Destaca el exterior de su ábside, con tres vanos de arcos y arquivoltas del siglo XIII. Portada decorada de igual época. Interesantes capiteles que soportan los nervios de la bóveda.




Ábside de San Vicente de Hueto Abajo

    Además de todos estos lugares, tienen también templos con elementos  románicos:
Hueto Arriba, Monasterioguren, Lopidana, Legarda, Miñano Menor, Margarita, Ullívarri Viña, así como el curioso bajorrelieve de Oreitia representando un caballero medieval.



Para saber más:
"Álava medieval" Gonzalo Martínez Edit. Dip. F. de Álava 1974
"Álava en sus manos" Varios Edit. Caja P. de Álava 1983
"Vitoria medieval" Varios Edit. Exc. Ayunt. de Vitoria 1993
"De Túbal a Aitor" Iñaki Bazán (direct.)Edit. La esfera de los libros. 2002
"Historia civil de Álava" J.J. Landázuri Edit. Gran Encicl. Vasca 1973
"Historia de Álava" A. Rivera (direct.) Edit. Nerea S.A. 2003
"Síntesis de la Historia del P.Vasco" Martín de Ugalde Edit. Elkar S.A. 1983
"Historia de Vitoria" P.Manzanos y J.M. Imízcoz Edit. Txertoa 1997
Vitoria - Gasteiz en el ARTE.  J. Javier López de Ocáriz.  Edit. Gob. Vasco, Dip. Álava y Ayuntam. Vitoria - Gasteiz. 1997
Summa Artis/románico. José Pijoán.  Edit. Espasa Calpe S.A.  2004
El Románico.  Rolf  Toman.     Edit.  Könemann   1996
Wilkipedia/Románico
www.alavamedieval.com


No hay comentarios: